El estresante ritmo de vida de muchos padres y madres les empuja a matricular a sus hijos en los diferentes centros de educación infantil más cercanos tanto a casa como a su domicilio. De hecho esta una opción cada vez más recurrente sobre todo en los actuales núcleos familiares donde trabajan intensamente y fuera de casa tanto el padre como la madre. Los centros de educación infantil con sus profesionales a la cabeza cumplen una serie de funciones esenciales

En España, la enseñanza no es obligatoria hasta los 5 o 6 años. La etapa que precede a la educación primaria es la que se conoce como educación infantil y se divide en dos etapas, la que se comprende desde los 0 a los 3 años y la segunda que va desde los 3 a los 6 años.

El primer ciclo se imparte en las numerosas escuelas infantiles existentes prácticamente ya en cualquier barrio o cualquier municipio como son guarderías, jardín de infancia, jardín infantil, parvulario, kínder, kindergarten, jardín de infantes o jardín maternal, entre otros muchos nombres. Es el ciclo que precede a la matriculación del pequeño en los centros de educación infantil y primaria, el colegio.

Curso de Educación Infantil en Valencia

Ocurre que hasta la llegada de llevar a los niños al colegio, hay ahí unos años dónde los padres no saben dónde dejar a sus pequeños. En ocasiones, la opción abuelos no es posible o no es recomendada. El estresante estilo de vida y la obligatoriedad de tener que trabajar les empuja a dejarlos en los centros de educación infantil donde el educador infantil hace un trabajo encomiable tanto de cuidado, como de protección, educación y atención durante las horas que el niño o la niña están en el centro.

Debes saber que los centros de educación infantil se rigen por la ley orgánica de Educación de 2006 y cumplen una serie de objetivos que deben cumplir en cualquier caso como por ejemplo

  • Enseñar al niño a reconocerse a sí mismo y enseñarle hábitos saludables.
  • Fomentar tanto su desarrollo como su independencia y que adquiera mayor seguridad.
  • Fomentar su círculo de relaciones y preocuparse por su integración con los demás niños.
  • Intensificar los vínculos afectivos entre los adultos y los niños.
  • Promover la colaboración con los demás.
  • Educarles en su entorno e indicar cuáles son sus características y propiedades principales.
  • Ayudarles en temas como el dominio del lenguaje.
  • Ayudarles a desarrollar sus habilidades artísticas.

El papel de los educadores infantiles durante esta época, qué duda cabe, es estimular también la inteligencia de los pequeños a través de sus habilidades y del juego. Ningún niño es igual que otro por tanto esta labor debe ser personalizada. El educador debe respetar e incentivar su desarrollo personal de una forma autónoma.

 

Pin It on Pinterest

Share This

Subscribete a Nuestro Newsletter

Recibirás información, ofertas y descuentos esclusivos, prácticas...

You have Successfully Subscribed!