Los seres humanos tenemos cada vez una mayor preocupación por nuestra salud. Antes no le dábamos demasiada importancia pero cada vez somos más conscientes de lo vital que es mantener unos buenos hábitos y hacer ejercicio para poder sentirnos mejor. Ahora al ir al supermercado solemos leer las etiquetas de los productos que adquirimos e intentamos consumir cada vez menos azúcar. Esto ha contribuido al aumento de parafarmacias, aunque mucha gente no tenga todavía clara la diferencia entre una farmacia y una parafarmacia.

Parece que muchos hogares tengan instalada una farmacia en su casa. Es típico que muchas familias tengan en su cuarto de baño cajas repletas de medicamentos que han ido adquiriendo con el paso de los años. Debido a que los laboratorios crean cada vez envases más grandes suele ser común que al acabar el tratamiento que necesitamos nos encontremos con muchas pastillas que han sobrado. Lo que se debería hacer con estos medicamentos sobrantes es llevarlos al punto diseñado para ello en nuestra farmacia ya que allí sabrán eliminarlos correctamente.

Hemos de tener clara la principal diferencia entre los dos establecimientos. En la farmacia, es donde se crean, se conservan y se venden los medicamentos. También es allí donde nos van a informar de cómo debemos tomar las medicinas. Por otro lado, la parafarmacia se centra exclusivamente en la creación y venta de productos medicinales, que nunca deberemos confundir con medicamentos.

Otra de las grandes diferencias entre ambas es que la cruz que encontraremos en la farmacia es de color verde mientras que la de la parafarmacia es de color azul. La gran mayoría de productos que se encuentran en las parafarmacias podremos adquirirlos sin ningún tipo de receta, al contrario que en las farmacias. En las parafarmacias podremos encontrar fácilmente artículos para nuestra higiene bucal y también para nuestro botiquín. Si nos hemos lesionado y necesitamos algún accesorio ortopédico podremos encontrarlo tanto en farmacias como en parafarmacias.

Hemos de saber que el número de farmacias que encontramos en las ciudades está regulado por la ley mientras que para abrir una parafarmacia hay muchas menos dificultades. En un principio era necesario ser farmacéutico para poder abrir una parafarmacia pero actualmente ya no hace falta este requisito y es común que encontremos parafarmacias en grandes superficies y centros comerciales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

Subscribete a Nuestro Newsletter

Recibirás información, ofertas y descuentos esclusivos, prácticas...

You have Successfully Subscribed!