El perfil de técnico de farmacia y parafarmacia es uno de los más demandados en el ámbito de los profesionales sanitarios. Su labor en las oficinas de farmacia es fundamental porque suponen un apoyo imprescindible para los farmacéuticos, no solo atendiendo al público, sino también realizando otras labores como las de organización, utilización del software farmacéutico de gestión de ventas y stocks, etc.

Pero el técnico de farmacia y parafarmacia también tiene un papel fundamental en el asesoramiento de aquellos pacientes que requieran productos farmacéuticos que no se dispensen con receta. Algunos de ellos son los productos de parafarmacia como plantas naturales, medicamentos publicitarios sin receta, productos nutricionales y de higiene o productos de dermocosmética. Es por ello que el técnico de farmacia y parafarmacia debe tener entre sus cualidades la comunicación, la empatía y algunas técnicas de venta.

¿Qué consejos puede dar el técnico de farmacia y parafarmacia a los clientes?

Una de las tareas más bonitas del profesional sanitario es precisamente la de aconsejar al paciente sobre qué medicamento o producto sanitario puede ser mejor para prevenir o mejorar sus problemas. El técnico de farmacia y parafarmacia debe conocer en profundidad los beneficio y los posibles efectos adversos de determinados productos sobre los que puede aconsejar a los clientes:

1.- Dermocosmética. Es una de las ramas farmacéuticas más atrayentes, sobre todo para el público femenino. Cada uno tenemos un tipo de piel diferente y unas necesidades de hidratación o antienvejecimiento diferentes. El técnico de farmacia y parafarmacia puede aconsejar a los clientes sobre qué clase de dermocosméticos es más adecuado para su tipo de piel.

2.- Nutrición. Muchos suplementos alimenticios y de nutrición se venden sin receta y pueden ser sugeridos por el técnico de farmacia y parafarmacia. Además de recomendar productos, puede educar al cliente en una alimentación saludable, dándole algunas pautas y explicándole correctamente como tomar esos suplementos para que sean más efectivos.

3.- Hábitos antitabáquicos. La mayoría de los productos para dejar de fumar como chicles de nicotina, parches o sprays también se venden sin receta. El técnico de farmacia y parafarmacia puede recomendar a los pacientes que quieran dejar de fumar su correcto uso y contribuir a su mayor calidad de vida.

4.- Higiene. Al igual que ocurre con la dermocosmética, cada uno tenemos unas necesidades de higiene. Hay personas que necesitan productos específicos porque tienen mayor sudoración o peor olor corporal y el técnico de farmacia y parafarmacia puede asesorarle. También podrá hacerlo con los productos de higiene femenina, como por ejemplo, recomendando una determinada copa menstrual.

5.- Control del estrés. El técnico de farmacia también puede ofrecer a los clientes claves y medicamentos naturales o de parafarmacia para reducir el estrés. Las plantas medicinales son cada vez más demandadas para tratar este aspecto y un buen consejo es fundamental para dar con el producto más adecuado.

Si te gusta la profesión de técnico en farmacia y parafarmacia, en Colegio Ruzafa llevamos desde 1995 formando a estudiantes que, como tú, quieren hacer de esta rama sanitaria su profesión. Con nosotros tendrás asesoramiento personalizado, horarios que se adaptan a tu ritmo de vida y la posibilidad de cursar esta formación tanto presencialmente como a distancia. ¿A qué esperas para dar tu consejo experto en la farmacia?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Subscribete a Nuestro Newsletter

Recibirás información, ofertas y descuentos esclusivos, prácticas...

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This